Ubicado en la parte más elevada Barranco del Ingenio, encontramos un barrio a pie de monte donde debieron existir frondosos bosques de Laurisilva canaria que fue roturada durante los primeros siglos tras la conquista, para el aprovechamiento de la madera demandada por las haciendas azucareras.

El bosque dejo lugar entonces a un especial entorno que aún conserva un conjunto singular de bancales y palmeras, con unas 35 edificaciones poco conservadas en la actualidad o modificadas con nuevas plantas que eliminaron casi por completo su antigua estética colonial.

Se mantienen en este barrio cultivos hortofrutícolas, viña, papas y ñames, en una serie de bancales de particular belleza, y alberga varias casas de turismo rural bien cuidadas. Aquí se ubica la sencilla y centenaria Ermita del Carmen donde se celebra el 23 de julio la fiesta en su honor. Cada cinco años la virgen se traslada el día 16 de julio a la iglesia de San Juan Bautista en el casco del municipio, regresando el día 23 del mismo mes, dando lugar a las Fiestas Lustrales de Vallehermoso.

Desde Los Loros partían los principales senderos que comunicaban el barranco del Ingenio con las zonas altas de la isla. Desde esta zona se pueden tomar caminos que nos llevan a algunas de las zonas más emblemáticas del Parque Nacional Garajonay, como es la pista forestal de Marichal y el ascenso desde ella hacia la Laguna Grande, o los senderos que nos llevan a La Meseta, La Cañada de Jorge o el Jardín de Las Creces.

Conoce más sobre Vallehermoso

Agricultura Tradicional

La Agricultura llega a Vallehermoso Con los primeros colonizadores europeos en forma de cultivos de exportación en el siglo XV, y desde entonces se ha desplegado en nuestro municipio como una amplia gama de producciones igual de variada que los microclimas o los entornos naturales. Es un aprovechamiento desde el mar hasta la cumbre, donde […]

Más información